Si preguntan por mi colección, debo decir incompleta, felizmente incompleta, si un día se completa no podría coleccionar más.
Conjugando modelos de factoría reciente y no tan nuevos, hasta llegar a antiguos con más de 50 años, vamos a repasar los autos que circularon por nuestras calles entre los años 1950 hasta entrados los 80´s, un legado humilde para quien me siga, o simplemente ir dejando huella...

domingo, 18 de febrero de 2018

Mercedes Benz 230 SL Pagoda W113 (1963 - 1967) - Tekno 1:43 (1966)



Por estricto gusto personal encuentro mi equilibrio en modelos añosos. El lector sabrá entender lo monótono que puede resultar publicar nota tras nota siempre el último modelo, o la novedad, como si en lo inmediato y recién horneado estuviera la cara de cristo.
Notas de lectura fugaz y de vigencia plena hasta la nota siguiente. Quizá los tiempos que vivimos lleve a este tipo de publicaciones a riesgo de perder la esencia de las notas características de éste sitio.

Como dicen algunos alimentos de larga tradición "Receta Original". Este modelo franquea una puerta al estilo mas puro de modellbaus... O algo parecido a un estilo...

Auto de renombre, famoso... Ya más que clásico es una joya en la actualidad, tener un Mercedes 230 SL supone una conexión directa con la buena vida.
No me refiero a la buena vida de comer vegetales y entrarle a la polenta en invierno (Con visitas regulares al médico para que nos diga que no tenemos nada.) Me refiero a la buena vida donde uno aparte de "Señor" o "Sir" también lleva títulos como Dandy, Playboy, Seductor y demás.
Títulos dignos de cualquiera que se paseaba en uno de éstos por la ruta costera de Monte-Carlo en los años 60s. (Vamos a tirarle un centro a los pibes nerds, cuando digo cualquiera es un random).

Sisisi todo era cuestión de llenar el tanque y andar por La Corniche Grande y con el mar de testigo pasar de Mónaco a Monte-Carlo, ida y vuelta con vistoso gato sesentoso sentado al lado, con pañuelo atado en la cabeza y lentes felinos.

Pero acaso el 230 SL no era una máquina sofisticada de alto rendimiento? Pues sí, pero su uso, como muchos deportivos es llevar el gatito al lado para... Bueno usted ya sabe... Lo que todos quieren pero con Glamour.


Comenzar por donde se debe, usted adquiere un Mercedes Benz 230 SL de Tekno (Un ejemplar digno obviamente) y lo primero que va a tener en sus manos es la caja.
Verá que tiene un gráfica propia de los años 60s con voluntariosas ilustraciones. El Mercedes luce mejor en la caja, no me diga nada, es que por muchos años el empaque prometía mucho más de lo que contenía y fué así hasta entrados los 80s. A falta de quejas y un vacío legal era un recurso habitual.


En sus laterales el mismo auto sin el techo rígido y en los extremos sobre las tapas la información tanto mas condensada. Uno se imagina la serie completa de modelos en sus respectivas cajas guardados como pequeños libros donde las tapas serían los lomos de los mismos.


El llamativo en las tapas no son las limitaciones gráficas para plasmar una imagen más pequeña del Mercedes, ni que el modelo es el número 928 (Que tampoco tiene lógica ya que si fuera el 928 deberían existir 927 modelos anteriores y no son tantos)

Lo llamativo es su origen: Dinamarca.

A esta altura uno se cansó de ver modelos franceses, ingleses, alemanes... Pero encontrar un danés es notorio.


Aunque no se puede escapar del todo, siempre hay "algo" que nos recuerda quienes eran los pesos pesados de aquel entonces: En este caso se hace reverencia a Solido (Francia) atendiendo a la licencia del fabricante por las articulaciones de sus puertas.



Imagínese en los 60s apoyado sobre un grueso mostrador de madera pensando por que llevar un Tekno y no un Solido o un Dinky?
Pues claro! Por sus 10 Estrellas! Usted y yo vemos estrellitas por todos lados que desesperadamente nos quieren decir algo con flechas de trazo firme. Tiene.. Tiene... Y tiene... Un modelo con cosas para descubrir.


Es cuando uno dice basta de cajita, se quiere tocar el metal de una buena vez.

Al salir el modelo desilusiona como el primer día, la magia sigue intacta si señor!

Las perfectas formas del dibujo sufren a las limitaciones técnicas de la época para hacer modelos. Hoy quizá con ojos gordos de ver modelos reproducidos y escalados por computadora nos cause rechazo pero en su momento era la gran cosa y esas estrellas de la caja valían una por una.


Sin secretos, el conjunto es caja, modelo y papelito... Y de los tres seguramente quiere ver el modelo.


Pesa en la mano como un modelo de los 60s, realizado con material abundante y poco plástico, Las franquicias de las aberturas que horrorizan a un maquetista actual eran el deleite de los entusiastas de aquel entonces. Mil veces lo dijimos, un modelo actual en los 60s asombraría por exacto y pecaría por pobre ya que si no abre al menos el capot para mostrar el motor sólo sería un lindo cascarón.

Pero vale la pena contemplar el encastre del capot, bastante justo y estéticamente defendible. Caso contrario de las puertas que pasan calor en cercanías del picaporte.
El techo en su parante trasero, la transparencia y la carrocería, tres elementos distintos buscando un encastre imposible hoy atrae por pretencioso y en el pasado sólo la existencia de esos tres materiales era un lujo.


El frontal es una escultura, hasta el radiador se adivina detras de la estrella y las luces delanteras de recibir un marco cromado darían pelea hasta el día de hoy. Quien en su sano juicio en los 60s le diría al fabricante que le faltan los marcos a las ópticas cuando en muchos modelos contemporáneos las ópticas eran una pintada de gris plata en la carrocería. Estos insertos se consideraban de tope de gama en otras marcas hasta en los 80s!


Abrir el cofre del tesoro, movimiento suave y entrega un silueta de motor Mercedes muy interesante, se adivinan componentes con facilidad...


La parte trasera va a tono con lo que viene mostrando el modelo, predecible paragolpes de metal añejado con luces traseras en pinceladas rojas, no muy notorias ya que el modelo es del mismo color.
La tapa del baúl obligada a ser simple en sus formas para respetar el auto real destaca en la reproducción de insignias. El "230 SL" un tanto tosco pero la estrella es toda una delicadeza.


El techo no es el fuerte del modelo definitivamente no es lo que uno va a recordar en su corazón.


Es en otro detalles como encontrar la rueda de auxilio en el interior del baúl...


Y poder retirarla si así dicta su antojo.


Por cierto las ruedas son de tres componentes siendo la taza un solo cuerpo metálico con la llanta dejando el resto del conjunto a materiales plásticos en tono negro y blanco.


Si es lector asiduo notará un cambio en las fotos, el habitual negro fué dejado de lado por sustrato blanco. Es un favor que se le hace al modelo ya que en sus laterales asoma su base que extrañamente fué pintada blanca y no negra.
Ofrece una molesta línea blanca, poco natural, indisimulable y so pena de perder los dedos castigado por los dioses del diecast por "corregir" este error profanando años de integridad y originalidad del modelo preferí disimularlo sobre una base blanca. Ud. sabe que soy un temerario y que jamás tendría miedo de los dioses del diecast.


En el interior se adivinan cosas interesantes y uno puede sentir prisa por abrir las puertas.


La palanca de cambios de constitución metálica resulta moderna en contraste con el volante plástico que a su manera nos dice que es de Mercedes, el torpedo nada que envidiar a un casting actual.


El interior de las puertas detallado y en material plástico, detalle a detalle aun con materiales de espesor inadecuado el modelo sigue en su voluntad de superar lo que se espera del mismo (Y de la competencia)


El tablero de instrumentos si daba menos igual era para elogios, pero que decir, es sobresaliente en sus formas.


Las butacas no son de gran atractivo a primera vista, sumado a la inexistencia de apoyacabezas en esos años los hacen lucir de esa forma.


Ahora que las mismas sean corredizas es un truco de magia.


Y que a la vez sean reclinables es brujería.

Cerremos el modelo...


Si Usted se pregunta que hace mi mano ahí y que pretendo hacer...


Estoy doblando...


Inclinando el modelo en sentido opuesto sucede lo esperable y opera la dirección hacia el otro lado.


En una primera aproximación del modelo fué en definitiva lo más llamativo y extraño.
Llegué a suponer que toda la nota giraría sobre éste gadget pero en la práctica no fué así ya que el modelo tenía más de un as en la manga...


Magníficent Mercedes Benz 230 SL!!!

...
..
.


La nota extensa, el lector se va satisfecho cuando no saturado por tanto material.
Pero algunos valientes (Aquí "valiente" vale por vicioso) al leer Magníficent no se mandan a mudar.

Y eso que esta probado experimentalmente: Ante la visita inesperada de un colega, cuando ya tengo que seguir con mis cosas le digo de manera sutil Magníficent y noto que el tipo entre a mover el dedo índice como haciendo click en un mouse y busca retirarse casi de manera inmediata.

Esta vez se quedan,  el ojo sagaz y entrenado de los mismos los hace reclamar al leer Magníficent y sentir que le muestran la puerta. Preguntan y chillan como golfa bien pagada:

Y EL PAPELITO???

Aquí está! PAPELITEN!!! No es alemán, no hablaban alemán en Tekno, pero estaba muy tentado.



Un alarde de todas las piezas que componen esta suerte de modelo mezclado con relojería...


Pero del otro lado intriga la figura de la mano con un lapicera, muestra una acción, invita a la acción, pide que saquemos el paragolpes delantero y uno que viene endulzado de tantas sorpresas muerde el anzuelo, manotea una lapicera y saca el pargolpe delantero...


No pasa nada...

No pasa na... 

da...

Pasa de todo 

Pasa de to..


do...


La curiosidad mató al gato: El truco final es que si sacamos el paragolpes delantero el auto se transforma en una ensalada.


El motor y tren delantero son una sola pieza, mucho metal, conjunto robusto y contundente...


Su contracara muestra el ingenio del sistema de dirección, sus ejes indivuales que permiten esa rebuscada articuñación penalizan su rodamiento, tienden a frenarse.


Cuando se acciona pueden verse los componentes en acción, el plástico se encarga de volver a poner las ruedas derechas y seguramente donde van insertados los bujes verticales debe tener algo como media rosca o un desbaste que obliga a tomar esa posición.


Las correderas de los asientos esta formada por la matriz y la base del modelo.


Los espirales traseros. el paragolpes, las ruedas traseras...


Este es el sistema de articulación de las puertas, sistema que dan a Solido como crédito... Ahora viendo el modelo en general resulta estúpido pensar que son capaces de semejante modelo y tienen que ir a copiar a otro fabricante sus aperturas...
Entonces... No, no se trata de falta de ingenio ya que sobra por todos lados, se trata de que la caja diga Solido. Se pagarán derechos de autor pero por otro lado es una excelente herramienta de ventas. La casa francesa es mundialmente conocida y llegar a nuevos mercados nombrándola es una maniobra astuta.


Armar el rompecabezas... ponemos las butacas...


Los espirales traseros...


Tapa de baúl...


Base del baúl...


Capot... Sólo queda apoyado hasta que el motor "cierra"las bisagras...


Eje trasero...


Paragolpes trasero...


Motor, tren delantero, parrilla delantera y todo esta ahí simplemente apoyado, falta poner la base para que vuelva a tener consistencia y no se nos desarme en las manos.


Paso 1...


Paso 2...


Paso 3...


Media vuelta, guardamos la rueda de auxilio en el baúl...


Probamos si quedó todo en orden...


Y nos ponemos en pose de guardar el modelo para cerrar la nota, ahora sí...

Me dejan ir?

MAGNÍFICENT!!!

MAGNÍFICENT!!!